Instalación de césped artificial sobre tierra

En este artículo te contamos cómo instalar césped artificial sobre tierra. El montaje del césped requiere de un soporte firme y nivelado por lo que el primer paso más importante para la instalación sobre tierra es preparar el terreno.

Cómo colocar césped artificial sobre tierra

Césped Artificial Instalación Arena

Preparación del soporte

Empezaremos la instalación con la preparación de la base sobre la que vamos a desplegar la moqueta. Limpiaremos la zona de malas hierbas o arrancaremos el césped anterior, para ello, podemos ayudarnos de una azada. Es conveniente remover la tierra para retirar todo tipo de raíces, piedras o cualquier otro resto.

Aunque posteriormente instalaremos una malla antihierbas, recomendamos además rociar todo el área con un herbicida para asegurarnos que con el paso del tiempo no vuelvan a salir plantas.

Una vez retirada toda la vegetación procederemos a nivelar el terreno, para ello, podemos rellenar la zona con una mezcla de grava y arena de río. Este tipo de mezcla es ideal para facilitar el drenaje y evitar que el futuro césped se encharque. Con el propósito de compactar la tierra, regamos con generosidad la superfície y recomendamos recurrir a un rodillo.

Malla antihierbas

A continuación, procederemos a la instalación de la malla antihierbas. El objetivo principal de la malla es impedir la aparición de vegetación, pero además, favorece el drenaje del césped artificial. Existen varios modelos en el mercado, pero dado que la instalación es sobre tierra, recomendamos la malla geotextil no tejida. Este tipo de malla está diseñada específicamente para el control de malas hierbas, incluso con plantas de raíces muy agresivas.

Extendemos la malla sobre el terreno, fijamos los extremos con la ayuda de clavos dejando una separación aproximada de un metro. En los límites de cada pieza de malla recomendamos solapar la superficie unos diez centímetros.

Colocación del césped artificial

El segundo paso del proceso consiste en la colocación del césped artificial sobre la malla. Medimos la superfície y organizamos las diferentes tiras de cespéd. Extendemos los rollos de cesped, fijándonos que las fibras de la moqueta queden siempre en la misma dirección (idealmente a contrapelo respecto al principal punto de visión).

Corte de césped artificial

Con la ayuda de un cúter cortamos las diferentes tiras siempre dejando un pequeño margen. Debemos prestar especial atención a zonas difíciles, como bordes de la terraza, árboles u otros elementos inamovibles que formen parte del entorno y supongan un obstáculo.

Una vez dispuesta toda la moqueta sobre la superfície procedemos a realizar las uniones y fijar el césped al terreno. Probablemente la ejecución de este paso sea el más complicado y determine el aspecto realista de nuestro césped. La forma más práctica de realizar las uniones es recurrir a las bandas autoadhesivas. Plegamos el límite de cada tira de césped sobre sí misma, retiramos el protector adhesivo y extendemos la banda sobre la malla. Sólo queda colocar cada tira sobre la banda y asegurarnos de que queden perfectamente unidas. A continuación, repetiremos el proceso con cada pieza de nuestro césped.

Para los límites especialmente difíciles o uniones que no queden suficientemente fijadas, podemos reforzar la fijación con clavos o grapas galvanizadas.

Colocación de la arena y cepillado

El tercer y último paso de la instalación es la colocación de la arena y últimos retoques. Esparciar arena de sílice sobre el césped hace que las pisadas resulten más agradables, transmite una mayor frescura y denota una apariencia más natural, en definitiva, aumenta la sensación de confort del césped artificial. Con la ayuda de un cepillo (eléctrico o tradicional), idealmente de cerdas duras, extenderemos los sacos de arena sobre la moqueta. Para facilitar que la arena se cuelen entre las fibras realizaremos el cepillado siempre a contrapelo. Con esto, además conseguiremos levantar el pelo.

Para terminar, pero no menos importante, finalizaremos la instalación con el riego del césped. De este modo, la arena de sílice se acabará de asentar.

En resumen, colocar césped artificial sobre tierra es un proceso laborioso pero si lo hacemos nosotros mismos podemos ahorrar unos miles de euros según el tamaño de nuestra instalación.

Comentarios cerrados.